LEISHMANIOSIS CANINA

La Leishmaniosis canina es una enfermedad bastante común en España y muy grave. Puede causar la muerte de nuestro perro, y en los casos en los que este sobreviva se convertirá en un enfermo crónico que necesitará un estricto seguimiento de por vida para controlar los síntomas y poder ofrecerle la mejor calidad de vida posible.

El parásito que causa esta grave afección es la Leishmania infantum. La Leishmania es un protozoo microscópico que necesita viajar a través de una pequeña mosca llamada flebotomo. La cual ejerce como transmisor de la enfermedad, y la infección ocurre como consecuencia de su picadura. El riesgo de contraer la enfermedad aumenta en función de las condiciones geográficas y climáticas. La amenaza de una picadura de flebotomo es más alta en el aire libre. en las zonas con más humedad y materia orgánica, y durante los meses más cálidos del año (cuando la temperatura sobrepasa los 15 grados). El peligro también se multiplica con el ocaso, ya que es durante las horas de menos luz cuando el insecto busca alimento. La Leishmaniosis es una enfermedad que existe en todo el mundo y es endémica en el área mediterránea.

mapa leishmaniosis canina en España

Los síntomas

Son muy variados y difieren en cada animal. Los más identificables son:

  •  La pérdida de pelo en algunas zonas
  •  La descamación o la aparición de nódulos en la piel
  •  Crecimiento anormal de las uñas
  •  Formación de úlceras en el borde de las orejas, entre los dedos o en la parte blanda de las patas
  • Aparición de sangre en orina o mucosas nasales
  •  Conjuntivitis
  • Diarrea

También pueden aparecer otros trastornos como:

  •  Inflamación de los ganglios
  • Anemia
  •  Insuficiencia renal
  •  Inflamación del hígado o el bazo
  • Fiebre
  •  Atrofia muscular
  • Artritis
  •  Vasculitis
  • Adelgazamiento
  •  Fatiga
  • Abatimiento.

Como prevenir la Leishmaniosis canina:

– El uso de redes o mosquiteros, ayudará a prevenir que el Flebotomo entre en nuestras casas, y si los rociamos con insecticidas que contengan permetrina o deltametrina, reforzaremos y evitaremos que logren acceder a nuestra zona de confort, sobre todo si vivimos en áreas en riesgo de presencia de Leishmaniosis.

– El Flebotomo suele salir a picar durante la noche, donde pueden pasar desapercibidos, sabiendo esto, debemos evitar sacar a pasear a nuestro perro en esta franja horaria, a fin de evitar las picaduras.

– El uso de pipetas y collares antiparasitarios es fundamental. Estos no impedirán que nuestros perros sean picados por el Flebotomo, pero si los mantendrá alejados.

– Vacunar a nuestro perro contra esta enfermedad, reforzará la respuesta inmune celular de nuestros peques, debemos ser consecuentes con la vacunación según corresponda o nos recomiende el veterinario pues de lo contrario la vacuna no surtirá efecto.

La detección temprana de la Leishmaniosis es fundamental para que el tratamiento logre asegurar una mejor calidad de vida al perro infectado con este parásito. Para esto debemos estar atentos a los síntomas y procurar, en la manera de lo posible, realizar análisis clínicos anuales. De esta forma estaremos seguros de que nuestro perro está sano y libre de Leishmaniosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *